Diferentes formas de saludar en inglés

Abordamos en esta ocasión un aspecto al que no se suele dar demasiada importancia, a pesar de ser requisito indispensable a la hora de comenzar cualquier intercambio comunicativo: saludar.

Si eres de los que se apaña siempre con los clásicos hello, hi y how are you?, te recomiendo que sigas leyendo. Y es que en nuestra propia lengua, como en inglés, no utilizamos las mismas expresiones para saludar a esa tía de tu madre a la que jurarías no haber visto en tu vida que a ese colega que conociste en la guardería y sigue siendo tu fiel compañero de juergas.

Sigue leyendo

10 consejos que te ayudarán a pulir tu pronunciación en inglés

Debo confesar que soy de ese tipo de profesores a los que no les obsesiona demasiado lo de conseguir una pronunciación “perfecta”, ya que considero que no se puede conseguir algo que no existe. ¿Es mejor el acento americano o el británico? Dentro del británico, ¿es mejor el acento de Edimburgo o el de Londres? Ya en su día El Último de la Fila afirmaba que “nadie es mejor que nadie”, y con los acentos pasa lo mismo. Cada sitio tiene el suyo, y es igual de válido que cualquiera. Sin embargo, en la enseñanza del inglés como lengua extranjera se adoptó mayoritariamente la pronunciación RP (Received Pronunciation) como estándar a enseñar, y es la que hemos acabado aprendiendo la gran mayoría de estudiantes de inglés en todo el mundo.

Cuestión aparte es el acento que tengamos cada uno debido a los condicionantes de nuestra procedencia y nuestra lengua materna. ¿Es necesario hacerte pasar por un gentleman nacido en la campiña inglesa si en realidad naciste en Murcia? Si somos españoles, italianos o franceses, lo normal es que se note al hablar otra lengua. No es ningún estigma que nos deba traumatizar. Lo primordial debe ser hacernos entender con la menor dificultad posible. Para eso, y tomando el acento RP como referencia, aquí van una serie de consejos para pulir tu pronunciación.

Sigue leyendo

Aprender inglés viendo series y películas

Cuando en la entrada anterior hablaba sobre la importancia del inglés en nuestras vidas, puse de ejemplo a una peluquera ficticia que vive la mar de contenta sin necesidad de saber decir ni ‘buenos días’ en inglés. Y es que, históricamente, España siempre ha sido una barrera inexpugnable para todo lo que venga en otra lengua que no sea la de Cervantes, y el cine y la televisión no iban a ser menos. Será en otra entrada donde analicemos esta relación traumática entre España y el inglés.

El caso es que en pleno siglo XXI, si bien no radicalmente en este aspecto, las cosas han cambiado. Los medios de comunicación e Internet nos posibilitan tener un mayor acceso a contenidos en inglés del que podíamos disfrutar hace tan solo unos años, así que aprovechar estas facilidades para aprender a la vez que nos entretenemos es una oportunidad que no debemos desaprovechar. Aquí van unos cuantos consejos.

Sigue leyendo

La importancia (o no) del inglés en tu vida

Con los últimos coletazos del verano y el nuevo curso a la vuelta de la esquina volverán los coleccionables a los kioscos y los nuevos propósitos a nuestras cabezas. Y entre ellos, de nuevo, la sempiterna intención de aprender inglés, acompañada del necesario acopio de motivación, al que dedicaré una entrada en exclusiva próximamente. Y es que el inglés es muy importante, ¿o no?

Es innegable que el conocimiento del inglés es cada vez más una necesidad para muchas personas en su ámbito laboral y académico. La creciente exportación, los planes bilingües en Educación, nuevas exigencias académicas, o la simple y triste necesidad de emigrar para encontrar trabajo se encuentran entre las causas más comunes del incremento de estudiantes de inglés en nuestro país.

Pero si no te dedicas al comercio internacional, ni eres maestro/a, ni te planteas limpiar la cocina de un McDondald’s de Londres, ¿qué importancia tiene el inglés en tu vida para tener que aprenderlo? Seguramente, y no sin razón, te parecerá una fiebre totalmente desproporcionada y una pérdida de tiempo; una de esas necesidades que te crea la sociedad.

Sigue leyendo

Manual de redacción del buen ‘community manager’

El community manager, o gestor de comunidades virtuales, es una figura relativamente nueva y desconocida. Todos hemos oído hablar de ellos, pero a muchos nos costaría proporcionar una definición precisa que encaje exactamente con todas sus funciones y responsabilidades.

En la red hay decenas de ellas que parecen tener un elemento principal común: su naturaleza eminentemente comunicativa.  Tanto es así que según Connie Bensen «el community manager es la voz de la empresa puertas afuera, y la voz del cliente puertas adentro». Por tanto, si vas a cobrar a cambio de comunicar algo en nombre de otros, qué menos que hacerlo con un mínimo aceptable de corrección ortográfica, morfológica, sintáctica y léxico-semántica. De lo contrario, y al margen de probables problemas en la eficiencia del mensaje, puedes dañar irreversiblemente tu imagen y, lo que es peor, la del que te da de comer. Es una cuestión de jugarse la credibilidad.

Sigue leyendo

Malta: inglés al sol del Mediterráneo

A veces, y aunque no nos demos cuenta, los detalles más insignificantes juegan un papel crucial a la hora de tomar decisiones. Supongo que incluso un símbolo tan familiar para mí como la cruz de Malta también tuvo algo que ver a la hora de elegir destino cuando allá por 2007 me lié la manta a la cabeza y decidí aprovechar la oportunidad de aprender inglés en el extranjero que por aquel entonces te daba el Ministerio de Educación. Sí, eran otros tiempos.

La República de Malta es un archipiélago formado por tres islas (Malta, Gozo y Comino) que se encuentra justo en el centro del mar Mediterráneo, bajo Sicilia. Malta es árida, monumental y más cosmopolita mientras Gozo es más verde y rural. Comino está deshabitada, pero las aguas cristalinas de la Blue Lagoon son visita obligada.

Capturamalta

La Valletta, Malta. (Wikipedia)

Sigue leyendo

¿Un blog en 2014?

A veces me da la sensación de que los blogs son cosa del pasado, que las redes sociales han usurpado sin piedad su función existencial: la de tener un espacio propio donde expresar algo para el mundo. También es cierto que mantener al día un perfil en cualquier red social de moda es relativamente sencillo y entretenido si lo comparamos con la “ardua” tarea de mantener un blog.

Sin embargo, soy de los que piensan que las redes sociales son el complemento perfecto para los blogs, un altavoz. Yo no me considero cosa del pasado y a día de hoy sigo un buen número de blogs que me son de utilidad o simplemente me divierten; blogs que he conocido a través de las redes sociales y de los que recibo actualizaciones también a través de ellas.

Sigue leyendo